Adrià Chalaux

Leave a comment
Barcelona, People

Adrià Chalaux
Sabir Magazine
Dirección de arte, co-editor y diseño

En junio se presentó el primer número de Sabir Magazine, una publicación impresa con el objetivo de reflexionar sobre la identidad mediterránea.
Adrià Chalaux, director de arte y diseñador de Sabir, responde algunas de las preguntas habituales del Parasitour.

SabirMagazine_1

Antes que nada, ¿qué es Sabir?

Sabir es una plataforma dedicada a reflexionar sobre la identidad mediterránea. Éste proyecto surge de la voluntad de identificar, difundir y valorar aquellos aspectos, tanto materiales como inmateriales, socioculturales y naturales, propios de ésta región.

SabirMagazine_2

Sabir es el nombre de una antigua lengua mediterránea que se habló ininterrumpidamente desde el siglo XIII hasta mediados del XIX. Se dice que el sabir fue una lengua vehicular, utilizada por marineros y comerciantes para facilitar sus relaciones en tascas y tabernas. Ésta fue, en resumen, una mezcla entre las distintas lenguas de la cuenca, como el catalán, el italiano, el griego o el árabe.

Poner sobre la mesa la idea de identidad comuna que traspasa las fronteras de todos esos países con los que compartimos este marco antiguo es el punto de partida de este proyecto. La primera pieza clave de esta plataforma ha sido la edición y desarrollo de Sabir Magazine, una revista impresa que reúne temáticas transversales sobre la identidad mediterránea y que nos sirve como punto de partida para darnos a conocer.

SabirMagazine_3

Crees que Barcelona, Catalunya o España tienen un estilo propio?

Hablar a la vez de Barcelona y Catalunya como global es prácticamente tan complicado como intentar hacerlo de Catalunya con el resto de España. Son tres regiones que, aunque tienen puntos en común, funcionan por separado, con sus propias características. Esto no se debe tanto por las características de sus diseñadores como por las diferencias y las concepciones de sus habitantes.

Creo que hay dos formas de entender que es el estilo. La primera de ellas sería entender el estilo como la forma de hacer y, la segunda, como la manera de presentarlo. Es innegable que ésta última se ha homogeneizado a escala global. El fácil acceso a la información visual a través de internet y a la necesidad de encontrar referentes resolutivos ha hecho que los estilos de todo el mundo se hayan aproximado los unos a los otros. Esto hace que podamos encontrar trabajos visualmente muy parecidos en distintos lugares del mundo.

SabirMagazine_4

Pero la forma de entender el estilo propio que creo que es más interesante de analizar es la enfocada a la forma de trabajar, al proceso, a la metodología, a los referentes, a las inspiraciones, etc. En este caso, creo que cada diseñador tiene su estilo propio y esto condiciona, por tanto, al estilo global de cada región. Los usos y costumbres sociales adquiridos a lo largo de la vida de un diseñador prevalen, al final, por encima de todo aquello que se ha visto, vivido o intentado imponer a lo largo de la vida.

El diseñador gráfico debe tener un estilo propio?

El estilo propio es una carta que debe saberse jugar. Una profesión como ésta, en constante cambio y que se rige por un conjunto de premisas volátiles y poco definidas, requiere una constante adaptación al entorno y a sus demandas.

Un estilo propio exitoso es aquel que va acompañado de cambios e inclusiones. Un estilo propio inmóvil al paso del tiempo es una estrategia que puede funcionar perfectamente a unos pocos pero no creo que sea una opción válida a día de hoy para todos. En mi día a día me dedico al mundo digital, al diseño de páginas web sobretodo. Si a día de hoy, siguiera trabajando con el estilo que tenía hace poco más de un año, seguramente mi trabajo se vería caduco o, en el peor de los casos, paradójicamente nuevo y obsoleto al mismo tiempo.

SabirMagazine_5

El diseñador gráfico debe seguir las tendencias?

Creo que tiene que haber diseñadores que lo hagan y otros que no. Dependiendo del cliente o del proyecto, un diseñador puede decidir ser tendencioso o dejar de serlo. Hay lugar y momento para todo, pero lo que está claro es que las tendencias son efímeras y, por tanto, saber identificar cuando utilizarlas y cuando no, puede ser la clave del éxito de un proyecto.

Se puede pensar que un diseñador siempre tiene que intentar aportar alguna cosa nueva, que siempre hay una manera de dar la vuelta a los proyectos o eliminar toda aquella capa superflua que puede relacionarse con una tendencia pero la realidad del día a día es que los proyectos muchas veces son quien ponen las reglas del juego y lo demandan.

La elegancia de hacer algo contemporáneo y original pero capaz de perdurar en el tiempo con estilo podría ser una de las pocas tendencias que funcionarían para todo.

SabirMagazine_6

¿La profesión del diseño gráfico necesita algún cambio? ¿Qué podríamos mejorar?

La mayor problemática que encontramos hoy en día es la combinación de dos factores. El primero es la falta de conciencia, por parte del público general, de lo que significa el oficio del diseñador y, en definitiva, la valoración de su trabajo. No existe una idea clara de lo que podemos aportar tanto a la sociedad en general como a un cliente en concreto. La constante banalización de la profesión alimenta un clima de lucha constante en una batalla que debería estar, hace tiempo, ganada.

El segundo factor, que no solo no ayuda sino que alimenta el primero, es el fácil acceso a la práctica amateur de la profesión. Hoy en día es muy fácil presentarse al mercado laboral como diseñador sin ser un profesional ni tener unos conocimientos excepcionales. El problema viene cuando se valora a estos intrusos como atractivas oportunidades low cost tan válidas como otras dentro del panorama confuso que ofrecemos entre todos.

SabirMagazine_7

¿Necesitamos hacer cambios en la formación en las escuelas de diseño?

No hay demasiado problema en las escuelas de diseño aunque podemos criticarlas todo lo que queramos. Una docencia en éste ámbito sirve solo para dotar al alumno de herramientas que, una vez terminados sus estudios y empiece a ejercer la profesión, le sirven para solucionar los problemas y las situaciones de su día a día.

Donde deberíamos hacer cambios formativos sería en la capacidad de concienciar y explicar al público en general nuestro trabajo y el valor del mismo. Tanto por nuestra parte como por parte de las instituciones que nos representan, sea a pequeña escala, local o nacional.

SabirMagazine_8

No puede ser que se sigan dando situaciones de precariedad profesional en aquellas marcas, instituciones o sectores de la sociedad que tienen una mayor visibilidad y, por tanto, una mayor repercusión en la opinión pública de la gente. Casos como los nuevos logotipos de nuevas y viejas formaciones políticas dentro del panorama catalán y español en que la falta de profesionalidad desborda en la mayoría de los casos. Otros casos como los concursos públicos para la obtención de diseño en el que se premia más la cantidad que la calidad de los resultados o la constante estandarización de los estilos gráficos de las imágenes corporativas más populares, son hechos que no ayudan a mostrar y a explicar la verdadera necesidad de la profesión del diseñador.

SabirMagazine_9

Advertisements
Posted by

I’m Miriam, a 31 years old graphic designer from Barcelona. A few months ago I left my apartment, quit my job, packed my things and left for this journey. Now I'm back in Barcelona, publishing all the interviews and working on my renewed portfolio. Follow me!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s